Particiones del disco duro

Las particiones nos permiten dividir el espacio disponible en un disco duro para distintos usos:
· Instalar varios sistemas operativos: las particiones se comportan como discos duros independientes, por lo tanto, ésta es la forma más adecuada de instalar varios sistemas operativos en la misma máquina.
· Organizar la información dentro de un mismo sistema operativo: algunos sistemas operativos, como Linux, permiten distribuir sus datos en varias particiones. De esta forma, se aumenta la seguridad, ya que se delimitan claramente distintas partes del sistema operativo.

Relojes

¡ Ahora desde solo 9 € !

Tipos de particiones

Los tipos de particiones que se pueden encontrar en un disco duro dependen de la arquitectura de la máquina.

Así pues, en arquitectura PC existen los siguientes tipos de particiones:

· Particiones primarias: estas particiones permiten almacenar sistemas operativos. Pueden existir cuatro particiones primarias en cada disco duro.
· Particiones extendidas: para subsanar el límite de sólo cuatro particiones primarias, surgen las particiones extendidas. Una partición extendida es un contenedor donde podemos crear otras particiones. Las particiones extendidas no son utilizables por sí solas. Solamente puede existir una partición extendida en cada disco duro.
· Particiones lógicas: son las particiones que podremos crear dentro de la partición extendida. La decisión de arrancar un sistema operativo situado en una partición determinada es tarea del boot loader (gestor de arranque). Existen varios gestores de arranque disponibles para Linux, aunque los más
habituales son LILO y GRUB.Windows 10 el mejor SO

Partición swap

El swaping (intercambio) es una técnica empleada por todos los sistemas operativos modernos para aumentar la cantidad de memoria disponible para el usuario. Consiste en utilizar una parte del disco duro (fichero o partición) para almacenar los fragmentos de la memoria RAM que se utilicen con menor frecuencia.

Siguiendo diversas técnicas, el sistema operativo transfiere zonas de memoria al espacio de swap liberando.RAM para uso de otros programas. Este esquema de funcionamiento tiene un inconveniente claro y es que el disco duro es mucho más lento que la memoria principal.

El uso de una partición de intercambio permite a la máquina soportar un uso de la memoria elevado durante algunos instantes. Esta situación no puede extenderse en el tiempo, puesto que, al hacer uso del swapping, las prestaciones del sistema se degradan considerablemente.

Para su instalación, Linux requiere del uso de al menos una partición de swap. La utilización de más de una partición para swap únicamente tiene sentido en servidores de altas prestaciones.

En el proceso de instalación, se nos pedirá que definamos un tamaño para la partición de swap. En general, el tamaño dependerá de la memoria con que disponga la máquina, el uso que se le vaya a dar, la carga de trabajo esperada, etc. Así pues, en un equipo destinado para uso personal, en general, será suficiente con una partición de swap de 128MB. Si entramos en el terreno de los servidores, las cifras se elevan considerablemente debido a que la carga de trabajo en este tipo de máquinas puede ser muy variable.

Seccion-tablet

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*